por el Dr. José Julio Monteverde [1]

César Zanolli nació el 28 de Mayo de 1882 en la Provincia de Belluno en el área Veneciana de Italia; fue el segundo hijo varón de una familia típica de Italia del Norte formada por los padres y 4 hijos. En Italia cursó estudios primarios y secundarios. Siendo un adolescente sus padres decidieron emigrar hacia América del Sur y se trasladaron a la República Argentina residiendo en La Plata.

Tenía Zanolli alrededor de 15 años, cuando en La Plata completó sus estudios e inició los de veterinaria que finalizó en abril del año 1903 recibiéndose de Médico Veterinario con altas clasificaciones –promedio 9,52– cuando tenía 22 años de edad. Su tesis sobre “Podotroquilitis crónica” fue calificada Sobresaliente.

En la Facultad de Agronomía y Veterinaria de La Plata se inició en la docencia superior siendo estudiante de veterinaria del segundo año en el año 1900 y hasta junio de 1903 obteniendo por concurso el cargo de Ayudante repetidor de Anatomía y Disección. A partir del mes de junio de 1903 y pese a sus pocos años de edad pasó a actuar como Profesor titular de Anatomía Descriptiva y Comparada y también como Profesor titular de Medicina operatoria, cargos que obtuvo por concurso. Significa esto que Zanolli, por circunstancias especiales de la época, dio un salto riesgoso que hoy resultaría poco posible: el de ayudante alumno de una Cátedra a Profesor titular de 2 cátedras; este riesgo sin embargo quedó cubierto pues el tiempo se encargó de demostrar el acierto que se tuvo al asignarle tamaña responsabilidad, que se extendió desde 1903 hasta 1920.

En colaboración con el doctor H. Rivas estudió y publicó estudios sobre “La tembladera”. Preparó un “Informe sobre la tuberculización de las vacas lecheras en la Municipalidad de La Plata”, otro sobre “Higienización de la leche destinada al consumo público”; también un “Informe técnico sobre la pasteurización de la leche”, este último publicado a raíz de una demanda entablada ante la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires e “Investigaciones sobre las bacterias saprófitas y patógenas de la leche”. Los trabajos de esa época, que publicó en la Revista de la Facultad donde actuaba, fueron “Anomalía de la arteria tibial posterior del caballo” y “Luxación sacroilíaca en el caballo” (en colab. con H. Rivas).

Un nuevo procedimiento para conservar preparaciones anatómicas expuestas al aire fue un trabajo que permaneció inédito, pero su experiencia en este campo le valió el Gran Premio de Honor de la Exposición Internacional del centenario efectuada en Buenos Aires en 1910, que le fue otorgado por presentar una colección de piezas anatómicas que había preparado en el año 1909 y de las cuales algunas aún se conservan en el Museo de la actual Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de La Plata. En 1919 fue designado Delegado al Congreso Continental Sudamericano de Lechería como representante de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de La Plata y en 1920 fue designado vocal de la Comisión Organizadora del Congreso Internacional de la Fiebre Aftosa.

Zanolli escribió en 1910 el primer tomo del Manual de Anatomía Veterinaria de acuerdo con la nomenclatura latina; este se refiere a la Anatomía del caballo –osteología, artrología, miología y esplacnología–. En él no figuran fotos ni esquemas aclaratorios, más lo curioso es que el autor lo hizo deliberadamente para evitar aumentar el costo de la obra y principalmente porque para comprender la anatomía la exigencia era trabajar sobre el cadáver que, según su expresión, “es el libro natural”. Prometió escribir y publicar el 2º tomo de esta obra dedicado a las demás especies de interés veterinario, más esto no llegó a concretarse. De todas maneras reconoció que el primer tomo de su Manual, aunque pequeño en tamaño y páginas, le había exigido sacrificios.

Mientras fue Profesor Universitario en La Plata, lo designaron Director de la Inspección Veterinaria Municipal en 1908. Zanolli emprendió la reorganización ocupándose de la redacción de ordenanzas por las que debía regirse la inspección de carne y leche. Durante 1912 presentó un informe sobre higienización de la leche y pasteurización. Lo que hoy es una obligación, en esa época costó muchos esfuerzos llegar a imponer; a las nobles intenciones de hacer llegar leche sana a la población ciudadana se oponían los intereses de políticos, tamberos y lecheros distribuidores. Sólo 1 o 2 empresas privadas sometían la leche a pasteurización.

En 1921 fue designado Consejero y también Decano provisorio en la Facultad de donde egresara, más estos cargos los retuvo muy poco tiempo ya que luego se produjo su pase a la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires. Por ese entonces la reforma universitaria conmovió a la universidad argentina y ocurrieron profundos cambios que, en La Plata, tuvieron la intensidad suficiente como para caracterizar una época. Zanolli perdió sus cargos por razones no muy claras ya que esto se produjo no porque hubiera dejado de cumplir con sus deberes de profesor o porque se lo consideraba un peligro para los educandos o porque sus méritos no eran suficientes, y aceptó un ofrecimiento de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de Buenos Aires para reemplazar al Profesor Bossi –contratado italiano director de la clínica– que se ocupaba del dictado de las materias Clínica y Medicina operatoria. Zanolli se desempeñó en las mismas materias y en la Dirección de la Clínica y así pasó 13 años dictando estas Cátedras en Buenos Aires, en la Facultad en donde culminaría su actuación ocupando el cargo de Decano. En marzo de 1933 renunció para jubilarse. La enseñanza de las materias que dictara, mejoró notablemente durante su actuación.

Integró con los Profesores Quevedo y Van de Pas la comisión que proyectó el hospital de la clínica Médica y Quirúrgica de equinos, rumiantes y cerdos, y si bien sólo se construyó gracias a la intervención del veterinario y diputado Dr. Pedro Podestá el pabellón de operatoria e “internación” del proyecto de 10 pabellones, con sólo esto se proveyó a la Facultad de varios edificios que aún hoy con ligeros cambios son los que albergan a los docentes y estudiantes de veterinaria de esa Facultad.

Durante 1922 y hasta 1925 actuó como consejero en la Facultad de Agronomía y Veterinaria de Buenos Aires; entre 1927 y 1929 fue Delegado Titular por Veterinaria en el Consejo Superior Universitario y nuevamente en 1932 fue elegido Consejero Titular por Veterinaria hasta 1936. Ejerció el cargo de Vicedecano de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de Buenos Aires entre 1928 y 1930 y el 20 de mayo de 1932 asumió el cargo de Decano por unanimidad de votos hasta abril de 1936. También tuvo el alto honor de desempeñarse como Vicerrector de la Universidad de Buenos Aires

La Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria lo designó en 1925 uno de sus miembros ocupando por vez primera el sillón Nº 28. Fue presidente de la Sociedad de Medicina Veterinaria; Miembro de la comisión que proyectó el nuevo Reglamento de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de Buenos Aires, Vocal del Comité Argentino del VI Congreso Internacional del Frío (1932), Vocal del Comité Argentino del Congreso Internacional de Enseñanza Agrícola, a realizarse en 1936.

El Ministro doctor Miguel Ángel Cárcano, le ofreció un cargo relevante, el de Director General de Ganadería del Ministerio de Agricultura de la Nación, cargo que ejerció desde abril de 1936 hasta junio de 1939. En él, con el apoyo del doctor Cárcano, Zanolli amplió los servicios incorporando 105 nuevas plazas de veterinarios.

La práctica privada de la profesión la inició en 1926 más sus múltiples ocupaciones le impidieron dedicarse de lleno a estas actividades, sin embargo en el ambiente de los Sangre Pura de Carrera gozaba un bien ganado prestigio como clínico y como cirujano. A partir de 1939 retomó el quehacer de la clínica dedicándose al caballo de carrera tanto para los que se desempeñaban en las pistas como atendiéndolos en los haras. Zanolli fue incapaz de reclamar deudas y pese a que su jubilación era escasa intentó con los ingresos de su trabajo profesional equilibrar el presupuesto familiar.

Al crearse la carrera de Bacteriólogo en La Plata aportó su esfuerzo lo que en su momento consideraba un “grave error científico, docente y profesional cometido por la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de La Plata al crear la nueva carrera de Bacteriólogo autónomo” y en el V Congreso Nacional de Medicina produjo una comunicación sobre “La profesión de Bacteriólogo, en el concepto de ejercicio de una carrera universitaria debe considerarse como una especialización de una carrera fundamental”. Debe hacerse notar que, en su oposición a la creación de esta discutida carrera no estuvo solo ya que lo acompañaron opiniones de los Profesores Houssay, Sordelli y Bachmann, la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria y el Centro de Ingenieros Agrónomos.

Preparó una sinopsis de las “Claudicaciones del pie en el caballo”, donde resumió el conocimiento de las mismas, hizo referencia a la anestesia truncular, fractura longitudinal de la primera falange en el caballo, fractura del coxal izquierdo y luxación de la articulación sacroilíaca derecha en el caballo, fístula del ángulo de la tercera falange y gabarro cartilaginoso en un P.S.C. y sesamoidectomía en un caso de artritis supurada.”. Publicó más de 30 trabajos científicos.

Sobresalió en su actuación científica su nuevo vaginótomo para castrar vacas, el separador laríngeo y el extractor ventricular estos últimos utilizados en la operación de Williams como una importante modificación técnica en el aporte de instrumental para asegurar los resultados deseados para que los caballos “roncadores” dejaran de producir el ruido anómalo y mejoraran en su rendimiento. También merece señalarse su nueva operación: la pterigopexia nasal para combatir mediante el método quirúrgico la parálisis del nervio facial.

Zanolli como profesor formó varios discípulos, fue un autodidacta, tenía vocación por la enseñanza, le gustaba aprender continuamente y así perfeccionarse; se pasaba los días en la Facultad, no era egoísta y por el contrario le agradaba transmitir lo que sabía, hombre desinteresado y generoso más también firme y enérgico. Fue un clínico y cirujano de los mejores de su época.

En 1959 la Universidad de Buenos Aires lo designó Profesor Honorario. Era ciudadano argentino naturalizado. Murió el 28 de octubre de 1959 a la edad de 77 años.

_________

[1] Semblanza (abreviada y adaptada) del Dr. César Zanolli efectuada por el Dr. José Julio Monteverde con motivo de su incorporaión como miembro de número de la Academia el 28 de abril de 1971. Anales de la Acad. Nac. de Agr. y Vet. 25(1):7-19. 1971.