por el Dr. Max Birabén1

Una vida ejemplar, consagrada a la investigación entomológica, se ha extinguido al desaparecer Carlos Alfonso Lizer y Trelles. Nacido en la Capital Federal el 5 de agosto de 1887, cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional, llamado Central de Buenos Aires. Sus estudios universitarios lo definen desde muy temprano con notable vocación hacia la entomología; graduado como ingeniero agrónomo en la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires en 1911, no tarda en inscribirse en la especialidad Zoología del doctorado en Ciencias Naturales de la Universidad de La Plata, donde entre 1912 y 1915 cursa regularmente sus estudios, y los suspende cuando sólo le falta la tesis para obtener un segundo título. Ciertamente la dedicación que tuvo que poner como inspector agrónomo de la Oficina de Botánica y Patología Vegetal y como jefe de la Oficina de Importación de Plantas y Semillas en el Ministerio de Agricultura de la Nación, no le permitieron realizar su tesis de doctorado en ciencias naturales. Su permanencia en el Ministerio de Agricultura de la Nación se prolongó desde 1912 hasta 1942, desempeñándose como jefe de la División Zoología Agrícola, en reemplazo del eminente zoólogo que fue el doctor Fernando Lahille, y posteriormente como subdirector de Sanidad Vegetal.

Le cupo una brillante actuación en la docencia universitaria en las Universidades de Buenos Aires y de La Plata. En la Facultad de Agronomía y Veterinaria de Buenos Aires se inició como jefe de trabajos prácticos de Zoología Agrícola ya en 1915. Encargado del curso de Zoología Agrícola hasta 1938 y profesor titular de la misma materia desde 1938 hasta 1946. Consejero, vicedecano y por fin decano, alcanzando así la más alta jerarquía en esa misma Facultad. Asumió una valiente actitud en plena dictadura, lo que le significó encarcelamiento, juntamente con rectores, decanos, profesores y estudiantes; su decanato vióse así bruscamente terminado. Reincorporado en 1955, volvió con muchos otros profesores dignos que supieron mantener el concepto de libertad y democracia. En la Facultad de Agronomía de la Universidad de La Plata fue profesor de Zoología y Entomología Agrícolas desde 1927 hasta 1937.

Su definida vocación hacia las ciencias naturales se puso bien de manifiesto desde la fundación, en 1912, de la Sociedad Argentina de Ciencias Naturales, que con su revista Physis constituye un verdadero jalón en el desarrollo de esos estudios científicos en nuestro país; en más de una oportunidad le tocó presidir su comisión directiva, y en sus páginas aparecieron numerosas notas y trabajos suyos. Fundada la Sociedad Entomológica Argentina, debía Lizer y Trelles ser uno de sus grandes propulsores, y lo fue hasta el mismo momento de su desaparición. Presidente en reiteradas oportunidades, contribuyó como pocos a su engrandecimiento2.

La obra escrita se inicia en 1914 y se prolonga durante casi 45 años. Durante ese tiempo se ocupa especialmente de entomología agrícola, métodos de lucha y control de las principales plagas de nuestra agricultura. Descripción de insectos determinantes de enfermedades en las plantas, particularmente cóccidos; era en ello autoridad muy respetada. Sus principales publicaciones totalizan casi un centenar de títulos.

Carlos Lizer y Trelles se apagó repentinamente el 18 de agosto de 1959, apenas cumplidos los 72 años de edad.
_________

1 Nota necrológica (ligeramente abreviada) publicada en la Rev. de la Soc. Entomológica Arg. 22(1-4):1-3. 1959.
2 El Ing. Agr. Carlos Lizer y Trelles fue designado miembro de número de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria en 1942, ocupando el sitial N° 15, siendo su antecesor el Dr. Fernando Lahille. El tema de su disertación fue “Productos usados en terapeutica vegetal y legislación represiva de las sofisticaciones” [Nota del Editor].