por el Ing. Agr. Gastón Bordelois[1]

             Recibido joven en Montpellier, el Ingeniero Aubone, al regresar a nuestro país, fue designado profesor-jefe de sección en la Escuela de Agricultura y Ganadería de Córdoba en 1914, ascendiendo enseguida a jefe de cultivos y sub-director del establecimiento. Tres años más tarde, asume la jefatura de la Estación Experimental de Agricultura en Alto de Sierra, en la que se desempeñó durante casi 20 años. Encontró en San Juan la oportunidad de aplicar los conocimientos especializados adquiridos en Francia, y centró las actividades de la unidad en el desarrollo de la viticultura y la fruticultura, estableciendo valiosísimas colecciones y multiplicando cultivares selectos, que constituyeron utilísimo aporte a las actividades de esa zona.

            No descartó ningún problema, dedicó la atención merecida a los de suelos y drenajes, y a cultivos diversificados: alfalfa, remolacha azucarera y variedades hortícolas. La estación experimental constituyó el ámbito preferente de su constante actividad, pero al resultar marco estrecho para su capacidad y dinamismo, se proyectó hacia la cooperación en proyectos de mayor envergadura, siendo frecuentemente requerido por las autoridades para integrar comisiones y juntas avocadas a resolver problemas de orden general, en escala provincial y nacional.

            Esta multifacética ocupación, no obstó a que consignase en más de setenta estudios técnicos, sus experiencias y observaciones, que permiten que perdure el beneficio de sus conocimientos.

            El prestigio adquirido por estas actuaciones lo señaló para destinos de mayor responsabilidad, y así se presenta mi ilustre predecesor en un nuevo escenario más amplio y de más anchas proyecciones al asumir la Dirección de Enseñanza Agrícola, a la que impulsó vigorosamente, prestigiándola con nuevas creaciones, fruto de su conocimiento exhaustivo de las necesidades de la enseñanza agrícola y de su permanente inquietud por mejorarla, la que se evidencia en múltiples y perdurables iniciativas, como la creación de clubes agrícolas para niños, y su empeño en extender los beneficios de la enseñanza a la totalidad de la masa de la población rural. Así promovió la multiplicación de cursos de Hogar Agrícola para mujeres campesinas y la fundación de la Escuela Superior de Hogar Agrícola de Bolívar.

            Su perfil adquiere así el contorno de un auténtico precursor. Su versación y su autoridad en la materia lo indujeron a presentar, como pieza de incorporación a esta docta Academia, un Estatuto de Enseñanza Agrícola y los fundamentos de una Ley. Ninguna otra elección podría haber comunicado mejor a aquel acto, el sentido de culminación de su carrera profesional. El brillo de su exposición de entonces, añade hoy a mi inhibición de sucederlo[2].



[1]  Semblanza del Ing. Agr. Guillermo A. Aubone efectuada con motivo de la incorporación del Ing. Agr. Gastón Bordelois como miembro de número de la Academia el 15 de diciembre de 1969. Anales de la Acad. Nac. de Agr. y Vet. 23(3):87-89. 1969.

[2] Guillermo A. Aubone había nacido el 11 de octubre de 1891 y falleció el 26 de abril de 1960. Fue incorporado como Académico de Número a la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria en 1944.