por el Dr. Osvaldo Antonio Pérez1

Nació el 6 de noviembre de 1867 en Buenos Aires, hijo de Augusto Agote y Manuela Pernía. Es uno de los tres veterinarios de la primera promoción de Santa Catalina. Su tesis, “La peste bovina”, fue aprobada el 23 de julio de 1888. En ese año trabajó en la Aduana de Buenos Aires. En 1890 fue Profesor de Zootecnia e Higiene de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de La Plata. También en 1890 trabajó en el Laboratorio Agronómico de la Sociedad Rural Argentina. El empadronamiento nacional efectuado en 1895 lo halló habitando una casa de un piso con azotea, de su propiedad, ubicada en la calle Belgrano 2014 de Buenos Aires. Tenía 27 años y estaba casado con Dolores Andrade, dos años menor que él, originaria de Zárate, Prov. de Buenos Aires. Llevaban en ese momento seis años y medio de matrimonio y ya contaban con seis hijos, de los que sólo vivían con ellos cuatro: Raúl de cuatro años, nacido en La Plata; Lola de tres, nacida en Zárate; María Teresa, nacida también en Zárate y Sara de apenas un mes de edad y nacida en Buenos Aires. En 1895 fue Veterinario Asesor de la extinguida Dirección de Tierras, Colonias y Agricultura de la Nación. Veterinario del Embarcadero de Animales en Pie del puerto de La Plata desde el 17 de enero de 1896. En 1898 Veterinario Inspector de la División de Ganadería del Ministerio de Agricultura de la Nación. Ascendido en 1902 a Inspector General, reglamentó entonces los servicios de la Policía Sanitaria de los animales. Llegó a ser Jefe de la Policía Sanitaria del Ministerio de Agricultura. En 1903 tenía un consultorio veterinario en sociedad con F. Sívori, C. Ferreira, M. Lecler, D. Lan y H. Rivas ubicado en la calle Alsina 424 de Buenos Aires. En 1907 fue veterinario de la Inspección de Remonta del Ejército, ascendido el 3 de marzo de 1909 a Veterinario Asesor. También se desempeñó en el Jockey Club para la inspección del Haras de la República, Jefe de la Inspección Veterinaria de la Asistencia Pública, Miembro del Consejo Directivo de la Sociedad Nacional de Agricultura, Académico de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria. Fue uno de los socios fundadores de la Sociedad de Medicina Veterinaria y más tarde su presidente en los períodos 1898-99, 1909-10, 1911-12 y 1912-13. Profesor de Zootecnia General y Especial (desde 1907 hasta su muerte) y Consejero de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de La Plata en 1911. También dictó en la misma facultad la cátedra de Patología Interna. Director de la sección ganadería de la “Gaceta Rural”. Falleció a las cuatro de la madrugada del 29 de junio de 1919.

No fueron muchos los que se atrevieron a iniciar los estudios superiores de una carrera que, hasta fines del siglo XIX, se suponía no era más que el ejercicio de un arte cuya aplicación práctica al campo y a la producción era solamente una quimera. Agote, que figura con el número cuatro en el libro de matrículas de Santa Catalina, constituyó con Raúl E. Chevallier y Angel C. Martínez el trío de estudiantes que el 6 de agosto de 1883 iniciara los estudios de veterinaria en la Argentina. Aclaremos de paso que Chevallier, por razones particulares que se excusó detallar, cambió de carrera cuando ya había aprobado el tercer año, pasando a cursar el mismo año pero de agronomía, cambio este que como se ve le costó perder un año.

Agote no sólo se “arriesgó” al elegir la carrera, sino que siempre se vanaglorió de ella, no ocultándola con otro título, como hicieron otros contemporáneos que se titulaban bacteriólogos, profesores o doctores. Un buen ejemplo de lo dicho lo constituye su registro en el censo de 1895. Las planillas del padrón eran dadas muchas veces a los propietarios de las casas de familia para que ellos mismos las llenaran con los datos requeridos por el formulario. Tuve una grata sorpresa al leer que Agote se anotó allí como Doctor en medicina veterinaria, con todas las letras aunque la escritura de tal leyenda le insumió el doble de espacio que el casillero le permitía.
_________
1 Reproducido (con autorización del autor) y ligeramente abreviado de su obra “Hombres, hechos y nombres de la veterinaria argentina. Buenos Aires, [1999]. p. 19.