por el Dr. Alejandro A. Schudel1

Nació el Dr. Boris Szyfres en Polonia en 1912, radicándose desde muy joven en la República Oriental del Uruguay. En 1936 obtuvo el título de Doctor en Medicina Veterinaria en la Universidad de Montevideo, y poco tiempo después es residente permanente de la República Argentina.

El Dr. Szyfres desarrolló una larga y productiva carrera profesional caracterizada desde sus inicios por su interés en las enfermedades zoonóticas, su diagnóstico y control. Al poco tiempo de recibido, ingresó en el laboratorio de Investigaciones de la Dirección de Ganadería del Uruguay, donde por su tremenda capacidad de trabajo y curiosidad de investigador, adquirió la experiencia necesaria para entender sobre el diagnóstico, epidemiología y control, tanto a campo como en el laboratorio, de las principales zoonosis bacterianas y parasitarias comunes a toda América. El rumbo inicial de su carrera, se mantuvo durante toda su trayectoria profesional.

Esta etapa culminó en la R. O. del Uruguay cuando ocupó por concurso de méritos la subdirección del reconocido Laboratorio de Biología Animal “Miguel A. Rubino”.

A partir de allí, inició Szyfres su trayectoria internacional, con un creciente protagonismo en los cargos técnicos de la Oficina Sanitaria Panamericana en la gran mayoría de los países de las Américas. En 1964, por sus méritos científicos fue designado Director del Centro Panamericano de Zoonosis de la O.S.P./W.H.O en Azul y luego en Buenos Aires, cargo que ocupó hasta su retiro en 1971. Durante ese período, tuve el honor de compartir su presencia, beneficiándome de su experiencia y seguir su trayectoria.

Trabajador incansable, lejos de terminar su carrera profesional, inició en ese momento una nueva etapa de tremendo impacto regional, en la cual Szyfres a través de asesorías y consultorías internacionales dejó todo su saber y experiencia en los Organismos de Salud Humana y Animal de las Américas, facilitando la transferencia y capacitación tan necesaria para el control de enfermedades como la rabia, brucelosis, tuberculosis e hidatidosis. Es durante ese tiempo en que plasmó su obra máxima y sintetizó su experiencia y la de otros, en una obra original, aun no superada, realizada en colaboración con el muy apreciado colega peruano, Dr. Pedro Acha, el libro “Zoonosis y Enfermedades Transmisibles comunes al hombre y los animales”, editado por la Organización Panamericana de la Salud de la Organización Mundial de la Salud y adoptado por la Oficina Internacional de Epizootias (OIE). Desde su primer edición en 1977, es referencia obligada de todos quienes transitan el tema de las enfermedades zoonóticas. En sus 6 Partes y Anexos recoge las 148 principales zoonosis bacterianas, micóticas, virales y parasitarias, que son de utilidad para las administraciones de salud humana y veterinaria de todo el continente, y con una claridad meridiana preanuncia la importancia creciente de varias “nuevas enfermedades” en un mundo globalizado, concepto que hoy se recoge con el nombre de Enfermedades Emergentes, y que Szyfres en su Disertación como Académico de Número de esta Academia en 1993, denominara Zoonosis Emergentes.

Como en todas las personas que persiguen la excelencia, a través de sus publicaciones, se identifican en Szyfres, varias características sobresalientes. Trabajador incansable, observador cuidadoso de la naturaleza, riguroso normalizador de técnicas y reactivos, su curiosidad y capacidad de lectura le dio acceso a la más amplia bibliografía de su especialidad.

Su actividad en la formación de recursos humanos en el Centro Panamericano y en la Región es recordada por sus numerosos discípulos tanto del área médica como veterinaria, y le valió el reconocimiento de prestigiosas organizaciones de América y Europa.

Durante sus últimos años de su vida dedicó sus esfuerzos a las actividades de la Academia de Veterinaria del Uruguay y a la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria de Argentina como Miembro de Número.

Sus más cercanos colaboradores lo recuerdan como un formador de excelencia, de opinión certera y equilibrada que posibilitó a través de su accionar en los países de América, una capacitación y transferencia tecnológica necesaria para el diagnóstico y control de las enfermedades zoonóticas en la época, que aun hoy no ha sido superada. Como todos los grandes, demostró la certeza de las palabras del Dr. Bernardo Houssay “Hay que convencerse que lo que vale es el hombre, no los edificios, como vale el pájaro cantor y no su jaula …”

Finalmente, todos quienes lo conocimos supimos de su modestia, hombría de bien y solidez de sus principios morales. Fue esposo de Berta y padre ejemplar de Mabel, Luis y Rosa, de cuya formación fue celoso guardián2.
_________
1 Versión ligeramente abreviada de la semblanza del Dr.Szyfres pronunciada por el Dr. Alejandro Schudel con motivo de su incorporación como académico de número de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria el 12 de junio de 1998. Anales Acad. Nac. Agr. y Vet. 52(11):11-12. 1998.
2 El Dr. Szyfres nació el 6 de enero de 1912 y falleció el 9 de noviembre de 1996. Fue designado miembro de número de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria el 18 de diciembre de 1993 {Nota del Editor].