por el Ing. Agr. Héctor O. Arriaga1

En la ciudad de La Plata, a los 29 días del mes de mayo de 1976 falleció el Ing. Agr. Héctor C. Santa María, prestigioso profesional de la Agronomía. Su desaparición enluta a la ciencia y a la docencia universitarias, dado que a ellas consagró su vida con dedicación ejemplar.

Nacido el 8 de enero de 1918, en la ciudad de La Plata, obtiene su título de Ingeniero Agrónomo en la Facultad de su ciudad natal a los 26 años de edad. La tesis que presentara para su graduación y que le valiera la felicitación y recomendación de su publicación por la mesa examinadora, fue su primera contribución a la ciencia de la Terapéutica Vegetal, actividad ésta que luego abrazara durante toda su carrera profesional. Sus primeros pasos en la docencia se remontan al año 1947 cuando inicia la adscripción a la Cátedra de Zoología Agrícola en la Facultad de Agronomía de La Plata, siendo nombrado Profesor Adjunto Asistente en el año 1949. Es a partir del año 1957 cuando, designado interinamente a cargo del curso de Terapéutica Vegetal en la Facultad de Agronomía, da origen a lo que finalmente derivara en la Cátedra de Terapéutica Vegetal, primera Facultad que incluye en sus planes de estudio esta disciplina tecnológica. El título de Profesor Titular de Terapéutica Vegetal lo logra por concurso en el año 1958, cargo que ocupó hasta su trágica desaparición.

Posteriormente, varias facultades de diversas universidades del país, tuvieron la oportunidad de escuchar sus palabras y aprovechar sus experiencias, al encargarse del dictado de los cursos regulares de Plaguicidas y Terapéutica Vegetal en la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires (1968-70)2, el desarrollo de Terapéutica Vegetal en la Facultad de Agronomía y Zootecnia de la Universidad de Tucumán (1970). La Universidad de La Pampa también contó en repetidas ocasiones con su presencia.

En la Universidad de La Plata ocupa cargos de relevante importancia como consejero durante los años 1952 a 1961. Decano de la Facultad de Agronomía de La Plata (1965-66) y posteriormente Jefe del Departamento de Sanidad Vegetal de dicha Facultad.

La Facultad de La Plata y la Universidad de dicha ciudad, se vieron repetidas veces galardonadas, al representarlas ante Congresos, Jornadas, simposios, comisiones, etc. donde en reiteradas ocasiones ocupó sitiales preferenciales; entre ellos cabe recordar que fue Delegado al Primer Congreso Sudamericano de Investigación en Materia Agronómica (Uruguay, 1949), Delegado ante la 2da. Reunión Latinoamericana de Genetistas y Fitoparasitólogos (Brasil 1952), Miembro del 10° Congreso Internacional de Entomología (Canadá, 1956), Vice Presidente de las Jornadas Fitosanitarias (Argentina, 1969), Vice Presidente de la Comisión Administradora del Fondo de Promoción de la Tecnología Agropecuaria (CAFPTA) (1966-69), Presidente de la Comisión de Plaguicidas de la VIII Reunión Latinoamericana de Fitotecnia (Colombia, 1972), Delegado ante la reunión de los problemas de afluentes y contaminación ambiental (Buenos Aires, 1971), etc.

Su carrera científica se puso de manifiesto por la publicación de numerosos trabajos originales entre los que vale la pena mencionar los estudios que practicó, en colaboración con técnicos extranjeros de prestigio internacional, sobre los residuos de plaguicidas en carnes de vacunos y su evolución en pasturas. Los resultados de estas investigaciones permitieron, en su momento, dar solución al control de una importante plaga nacional como es la “tucura” y tuvieron relevante importancia por la situación en la que se encontraba la República Argentina ante la devolución de importantes embarques de productos cárnicos que se encontraban contaminados por plaguicidas. El aporte al conocimiento y uso de H.C.H.3, polisulfuros, piretrinas, ésteres de ácidos carbámicos, insecticidas fosforados y clorados, bajo diferentes formas de formulación y aplicación. Los trabajos experimentales sobre biología y control de tucuras (Dichroplus spp.), pulgón verde de los cereales (Schizaphis graminum), hormiga negra común (Acromyrmex lundi), tizón tardío de la papa (Phytophtora infestans), control de malezas en cultivos de cereales y hortalizas, etc.

Indudablemente su trayectoria fue fecunda, muchas serían las páginas a escribir si se pretendiera enumerar el total de sus trabajos, pero sobre todos ellos es importante recalcar que siempre la orientación de sus experiencias estuvo dirigida a solucionar problemas de verdadera importancia nacional, sus conclusiones resultaron de utilidad inmediata para los técnicos y autoridades ocupadas en el quehacer de la Sanidad Vegetal.

Su incansable actividad lo llevó a ocupar cargos en la función pública: fue Técnico del Instituto de Sanidad Vegetal del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación (1944) y de la Dirección General Agropecuaria de la Provincia de Buenos Aires (1948), de la Dirección de Política Forestal de la Pcia. de Buenos Aires (1950) y de la Dirección de Lucha contra la Tucura del Ministerio de Asuntos Agrarios de la Pcia. de Buenos Aires (1953). En el año 1955 ocuapó la Subsecretaría de Agricultura de la Nación.

Llegado a la cúspide de su actividad, fue galardonado por la Academia de Ciencias al designarlo miembro de la misma (1974) y Académico de Número en la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria en el año 19754.

La labor del Ing. Agr. H. C. Santa María ha sido muy vasta y fructífera, pero más allá de su actividad como profesional supo estrechar y verdaderos lazos de amistad y afecto con todos aquellos que en él se acercaron en busca do consejo, asesoramiento o cariño. Sus palabras estuvieron siempre rodeadas del calor de los que saben brindarse a sus semejantes. Su grandeza de alma se imponía en toda circunstancia. Ya no se lo verá más recorrer los pasillos de su Facultad de Agronomía, ni se lo hallará en su puesto de trabajo. Pero todos aquellos que supieron de su existencia y que tuvieron la suerte de compartir horas con él, jamás lo olvidarán; la ciencia agropecuaria se enriqueció con su labor pero mucho más se enriqueció la vida por la influencia benéfica que tuvo sobre las personalidades de quienes fueron sus discípulos, colegas y amigos.
_________

1 Palabras pronunciadas por el Ing. Arriaga en oportunidad del sepelio del Ing. Santa María, inéditas.
2 Al Ing. Santa María y su equipo se lo puede considerar el fundador de lo que posteriormente fue la Cátedra de Terapéutica Vegetal de la Facultad de Agronomía de Buenos Aires. (N. del E.).
3 Hexaclorociclohexano (N. del E.).
4 El Ing. Agr.
Héctor Santa María fue designado Académico de Número en la sesión del 21 de agosto de 1975, pero no llegó a incorporarse efectivamente debido a su inesperado fallecimiento como consecuencia de un accidente poco antes de su incorporación. (N. del E.).