por el Ing. Agr. Rodolfo G. Frank

Francisco Pedro Marotta (que invariablemente firmaba como F. Pedro Marotta) nació el 2 de junio de 1886, siendo hijo de Francisco Marotta y de Antonia Cueli. Casado con Isabel Argentina Fund, no tuvo hijos.

Ingresó en 1905 en el entonces llamado Instituto Superior de Agronomía y Veterinaria (integraba la segunda camada que ingresaba) y se graduó, con medalla de oro, como Ingeniero Agrónomo en 1909, el mismo año que el Instituto Superior se incorporaba a la Universidad de Buenos Aires como Facultad de Agronomía y Veterinaria. Su vocación docente se manifestó tempranamente: en 1911 ingresó como adscripto a la cátedra de Agronomía, a cargo del profesor Enrique Joffrin, que se retiró en 1915, quedando Marotta a cargo de la misma como profesor suplente en ejercicio y, desde 1921, como Profesor Titular hasta su retiro en 1941. Esta asignatura pasó a llamarse Agricultura General en el plan de estudios de 1920 y Edafología en el de 1937.

Aparte de sus actividades docentes, el Ing. Marotta tuvo una destacada actuación en cargos directivos en la Facultad: fue miembro del Consejo Directivo en 1919-21 y 1925-27. Fue elegido Vicedecano en 1924-25 y Decano para el período 1927-31 (este decanato concluyó prematuramente con la intervención de la Facultad como consecuencia de la Revolución de 1930) y nuevamente de 1936 a 1940. “Todos estaban de acuerdo en reconocer que el decanato de tres años del emprendedor y fogoso profesional dotado de condiciones brillantes como orador estimulado por una ilimitada ambición iba a ser capaz de realizar obra útil” dice Reichert al referirse a esta segunda elección para el cargo1. Entre sus iniciativas se destacan el haber vinculado a la Facultad con la ciencia internacional trayendo destacados científicos que dieron conferencias en su ámbito y permitió a los docentes y alumnos conectarse con ellos (primer decanato), la creación de los institutos en la Facultad para promover la investigación y la realización de jornadas agronómicas y veterinarias (segundo decanato). Se construyeron nuevos pabellones como por ejemplo el de Lechería, el de Técnica Quirúrgica, el de Equinos Finos y el de Equinos Comunes (en 1927), el de Enología y el de Industrias Extractivas (1929) y los Pabellones de Genética y Botánica (1930) durante su primer decanato y sobre todo el Pabellón Central, actualmente decanato de la Facultad de Agronomía, inaugurado en 1938. También impulsó una reforma del plan de estudios de ambas escuelas (Plan 1937). Condujo la Facultad con energía, firmeza y decisión que fueron legendarios. Muchas anécdotas se contaban en la Facultad aun años después de su alejamiento. Una de ellas: un operario se retiraba, caminando por el parque, pala al hombro, para cambiarse, quizás algo “adelantado” a su horario normal de finalización del trabajo. Al percatarse que el Ing. Marotta se hallaba a la vista, se puso a cavar rápidamente un hoyo donde estaba, en pleno parque, para aparentar estar trabajando y evitar así la reprensión -o algo peor- del estricto señor Decano2.

Su actuación profesional se desarrolló principalmente en el ámbito del Ministerio de Agricultura. Fue inspector Interino de la Sección Agronomía (1911), Ingeniero Agrónomo de la Direcc. Gral. de Agricultura (1909-12), pasó luego a la Direcc. Gral. de Enseñanza Agrícola donde se desempeñó como Jefe de Biblioteca, Colecciones y Publicaciones (1912-15), Jefe Inspector de Enseñanza Extensiva (1915-17), Jefe Ingeniero Agrónomo de Escuelas Especiales (1917-20), miembro del Consejo Directivo de esa Dirección (1920-23) y Jefe de su III División (1923-24). Luego pasó a Jefe de la Sección Industria, Pesas y Medidas (1926-27) y a Director General de Laboratorios e Investigaciones Agrícolo-Ganaderas (1927-32). Culminó su actuación en esa repartición como Ministro de Agricultura del Presidente Farrell, desde el 20 de octubre de 1945 al 4 de junio de 1946, cuando asumió la presidencia el Gral. Perón.

El Ing. Marotta fue designado académico de número de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria el 13 de febrero de 1925 junto con un grupo de destacados cofrades al crearse, por decreto del Presidente Alvear, las academias autónomas. Fue elegido presidente de la misma en 1932 y reelegido al concluir su período, presidiéndola hasta 1936. Marotta imprimió un renovado empuje a la Academia, que siguió sesionando en la Facultad de Agronomía y Veterinaria a falta de un lugar propio adecuado: se comenzaron a publicar los Anales de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria y se intensificaron substancialmente las conferencias de destacados científicos argentinos y extranjeros.

Sus antecedentes lo hicieron acreedor del título de Doctor honoris causa en Ciencias Políticas, Jurídicas y Económicas de la Universidad de San Marcos de Lima, Perú. Fue asimismo miembro honorario de la Sociedad Geográfica de Lima, del Centro Ariel del Perú y de la Asociación de Ingenieros Agrónomos de Chile. Fue Profesor Honorario de la Escuela Superior de Agricultura de Lima.

F. Pedro Marotta falleció en Buenos Aires el 4 de abril de 1955.
_________
1 REICHERT, Federico. En la cima de las montañas y de la vida. B. Aires, Trad. de Rubén Darío (h). Acad. Nac. de Agr. y Vet., 1967. p. 299.
2 Anécdota referida al autor de estas líneas por el Ing. Luis A. Foulon a principios de la década de 1960.

Bibliografía y fuentes documentales consultadas (aparte de las citadas en las notas):
Archivo Facultad de Agronomía (Dpto. de Personal). Legajo del Ing. Agr. Francisco Pedro Marotta.
La historia de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. En: http://www.agro.uba.ar/agrohtm/historia/index.htm
SANGUIAO, Osvaldo J. Diccionario de Ministros. Buenos Aires, Dunken, 1998. p. 111.