Dr. Carlos Octavio Scoppa

El Dr. Carlos Octavio Scoppa obtuvo su Licenciatura en Geología y su Doctorado en Ciencias Naturales en la Universidad Nacional de La Plata en 1964. En 1974 la Universidad de Gante, en Bélgica le otorgó el título de Doctor en Ciencias (“Summa Cum Laude”).

Desde 1965 desarrolló sus tareas de investigación en el INTA, participando activamente en el inventario, evaluación y administración de recursos naturales y medio ambiente, la cartografía y su digitalización. Fue experto en impacto y mitigación del cambio climático global sobre sistemas agrícolas y forestales, actividad que le valió el reconocimiento oficial por su contribución al “Intergovermental Panel on Climate Change” (IPPC), para la obtención del Premio Nobel de la Paz 2007.

Publicó gran cantidad de trabajos en revistas nacionales, internacionales y comunicaciones a reuniones científicas. Fue editor de cinco libros.

Fue Profesor Titular honorario y extraordinario de varias Cátedras universitarias en nuestro país y Profesor visitante en las Universidades de Cornell y Yale.

Fue director del Programa Nacional de Reconocimiento y Clasificación de suelos del INTA, mediante el cual, se elaboraron los mapas de suelos que constituyen una herramienta fundamental para la producción agropecuaria sustentable. Desempeñó importantes funciones gerenciales en la institución, entre ellas, director del Centro de Investigación de Recursos Naturales del INTA entre los años 1987 y 2000.

Por sus méritos, fue incorporado como Académico de Número en 1993 en la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria (ANAV), siendo su Presidente desde 2004 hasta la fecha. Fue Académico en la Academia Nacional de Geografía y en la Academia Argentina de Ciencias del Ambiente, que presidió entre los años 2002 y2005. Fue designado como Académico Correspondiente de la Real Academia de Ciencias Veterinarias de España.

Durante los 17 años en que ejerció la Presidencia de la ANAV, sus miembros dan fé de su liderazgo generoso e inteligente, siendo testigos, a la luz de su bonhomía y don de gentes, de su cultura y siempre presente sentido del humor.