por el Ing. Agr. Norberto A. R. Reichart1

A los 91 años se extinguió la vida del Ingeniero Agrónomo Ubaldo C. Garcia, que honró la función pública a la que dedicó toda su carrera profesional. Trayectoria ejemplar por la capacidad técnica y de gestión, como también por la dedicación a tiempo completo puesta al servicio de los intereses superiores en el orden institucional del Estado, en pos del desarrollo económico y social del sector rural argentino. Abnegada labor cumplida con una conducta ética y moral intachables.

Inició su vida profesional como investigador en la entonces Junta Nacional de Algodón, del Ministerio de Agricultura de la Nación, liderando la actividad fitotécnica de este cultivo de la que derivaron los núcleos básicos genéticos, origen de los cultivares nacionales cuyas simientes cubren hoy todas las áreas cultivadas con algodón en la Argentina.

En 1953 como Director General de Investigaciones Agrícolas del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación, integró, junto con sus pares de Fomento Agrícola, de Investigaciones Ganaderas, y de Producción Ganadera, la Comisión para el estudio de la reestructuración institucional para el desarrollo agropecuario nacional, que dio origen a la creación en 1956 del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria -INTA- que significó la apertura de una nueva era en el impulso de la ciencia y la tecnología agropecuaria argentina y que le cupo el honor de liderar durante 12 años como institución modelo de la Administración Pública Nacional. Tales fueron sus méritos acreditados en su desempeño como tal, que después de su retiro de la vida activa profesional siguió siendo consultor informal permanente del mismo. En 1971 se incorporó como Director de Planeamiento Prospectivo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura -IICA- de la Organización de Estados Americanos -OEA-, cargo desde el cual su experiencia permitió reestructuraciones importantes en la cooperación agrícola internacional para Latinoamérica.

Junto a tan excelsas virtudes, definieron la personalidad del Ingeniero Agrónomo Ubaldo García, su modestia y su respeto a las estructuras de liderazgo, desde la cúspide hasta las bases, haciendo un culto de la promoción de la iniciativa y la emulación de la superación en el trabajo del personal a su cargo que demostraba condiciones de excelencia. La constante de su actitud permanente fue “la acción” como símbolo del auténtico emprendedor.

Muestra del reconocimiento a la excelencia de su desempeño en el cumplimiento de las altas responsabilidades asumidas, fueron el otorgamiento de las condecoraciones con la Orden del Mérito Agrícola de Francia y con la Medalla Agrícola Interamericana del Consejo Directivo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura -IICA-.

Su recuerdo será perdurable en todos quienes fueron sus colaboradores y en particular de tantos colegas cursantes de “postgrados”, beneficiarios de su empeñosa acción por la capacitación permanente incorporada, por su inspiración, como política institucional básica para un desarrollo progresista en el tiempo2.
_________
1 Nota necrológica del Ing. Agr. Ubaldo C. García. Anales de la Acad. Nac. de Agr. y Vet. 55:XXVII. 2001.
2 El Ing. Ubaldo Casimiro García nació el 2 de noviembre de 1909 y falleció en Buenos Aires el 22 de febrero de 2001 (Nota del Editor).