por el Ing. Agr. Rodolfo G. Frank

Ramón José Cárcano nació en Córdoba el 18 de abril de 1860. Descendiente de una tradicional familia lombarda, su padre, Inocente B. Cárcano, nacido en Maslianico en 1828, emigró a la Argentina por razones políticas en 1849. Después de una estadía en Buenos Aires pasa a Córdoba donde es contratado como profesor de latín y música en el Colegio Monserrat. Posteriormente fue nombrado Cónsul de Italia. Su madre fue Honoria César, perteneciente a una tradicional familia cordobesa.

            Ramón J. Cárcano cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Monserrat y los de derecho en la Universidad de Córdoba graduándose como abogado en 1879. Su tesis doctoral “De los hijos naturales, adulterinos, incestuosos y sacrílegos”, presentada en 1881, que defendía la igualdad entre los hijos legítimos y naturales, provocó un debate público y los ataques del obispo de Córdoba. Comienza su carrera política como secretario privado de los gobernadores cordobeses Del Viso (1880) y Juárez Celman. Fue profesor de Derecho Comercial en la Universidad de Córdoba en 1882, cargo que dejó cuando en 1884 fue elegido diputado nacional por su provincia. En 1886 fue designado Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública de Córdoba por el gobernador Olmos. El Presidente Miguel Juárez Celman lo nombró Director General de Correos y Telégrafos de la Nación (1887-1890). Con la caída de Juárez Celman se retiró de la vida política, realizando un largo viaje por Europa en 1891 (donde, entre otros, asistió a un curso sobre tuberculosis bovina dictado por el Prof. Vallée en la conocida Escuela de Alford) y dedicándose en pleno a su estancia Ana María, a orillas del Río Tercero. “Yo mismo conduzco los bueyes, abro el surco inicial y doy el primer golpe de pala para cavar los cimientos de la nueva vivienda” rememoró1. Introdujo allí notables adelantos técnicos para su época: vacunación de la hacienda contra carbunclo con una vacuna preparada especialmente en el Instituto Pasteur de París, importa un “arado a vapor” Fowler, introduce vacunos de raza Polled Durham y junto con un grupo de ganaderos gestiona la venida al país del Prof. Lignières.

Volvió a la actividad pública en 1907 como Presidente de la Comisión Asesora de Enseñanza Agrícola. Al incorporarse el Instituto Superior de Agronomía y Veterinaria a la Universidad de Buenos Aires como nueva Facultad en 1909, el Dr. Cárcano es designado Vicedecano de la misma, cargo que ocupó hasta el retiro del Dr. Arata como Decano en 1911. Junto con los restantes miembros del Consejo Directivo fue designado académico de número de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria al ser fundada en 1909.

En 1910, fue elegido nuevamente diputado nacional. Presidente de la Convención Constituyente de la provincia de Córdoba en 1912 e interventor nacional en la provincia de San Juan en 1913, fue electo ese año gobernador de la provincia de Córdoba. Su gobierno se destacó por su acción progresista, especialmente por la política agropecuaria y las mejoras en los sistemas viales de la provincia.

En 1921 fue elegido decano de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires, sucediendo en el cargo al Dr. Joaquín S. de Anchorena. Fue el último decano que no fue profesor de la Facultad. Federico Reichert, profesor de la Facultad, lo recuerda así: “La madura personalidad del señor Cárcano sobresalía y era inmune frente a las pequeñeces y los enojos de la vida cotidiana; se mostraba igual aunque en el ambiente reinara el bochorno; todo lo veía desde una elevada atalaya y no se incomodaba por meras picadas de mosquitos … Pero también es necesario [ser] … comprensivo y sagaz, alguien que conozca bien a su grey y sepa distinguir entre ovejas y cabras. Eso lo hacía don Ramón, pues conocía como muy poca gente la conducta que cabía esperar de cada cual; gobernaba con estilo patriarcal. [Cárcano era] un hombre polifacético con inclinaciones científicas y artísticas. Por haber estudiado en Europa y haber viajado mucho en aquel continente, estaba bien al corriente de las actividades científicas y artísticas de varios países del Viejo Mundo.”2. Otros profesores calificaron así su decanato: “En sus tres años de gobierno creó un ambiente de amplia comprensión dentro de la casa, dando al cuerpo docente la sensación de su propio valer; tomó sus resoluciones previa consulta y de acuerdo con el sentir de los profesores y, cuando llegó el momento fue, dentro de su prescindencia, decidido partidario de la elección como su sucesor, de uno de ellos”3. Al concluir su decanato fue miembro del Consejo Superior de la UBA en 1924 como representante de la Facultad. En su memoria, el aula mayor del actual Pabellón Wernicke de la Facultad de Agronomía lleva su nombre.

En 1925 es elegido nuevamente gobernador de Córdoba, mandato que ejerció hasta 1928. En 1932 fue nombrado Presidente del Consejo Nacional de Educación. Entre 1933 y 1938 fue embajador argentino en Río de Janeiro.

Cárcano fue autor de numerosas obras escritas, de carácter jurídico e histórico: “El general Quiroga y la expedición al desierto” (1882), “Perfiles contemporáneos” (1885), “La universidad de Córdoba” (1892), “Historia de los medios de comunicación y transporte en la Argentina” (1893), “Estudios coloniales” (1895), “La reforma universitaria” (1901), “La raza Polled Durham Shorthorn” (1903), “La misión Mitre en el Brasil” (1913), “De Caseros al 11 de Septiembre” (1919), “Del sitio de Buenos Aires al Campo de Cepeda” (1921), “Juan Facundo Quiroga” (1931), “La Guerra del Paraguay, sus orígenes y sus causas”, entre otras. También sus memorias “Mis primeros 80 años” publicadas en 1943. Fue miembro de número de la Academia Nacional de la Historia, designado en 1901, siendo su presidente en dos períodos: de 1919 a 1923 y de 1931 a 1934.

Casado con Ana Sáenz de Zumarán tuvo tres hijos, entre los cuales se destacó Miguel Angel como notable hombre público y que también fue miembro de número de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria. Ramón J. Cárcano murió en Córdoba el 2 de junio de 1946 a los 86 años de edad.

_________

1 CARCANO, Ramón J. Mis primeros ochenta años. Buenos Aires, Pampa y Cielo, 1965. p. 123 [La primer edición de esta obra se publicó en 1943].

2 REICHERT, Federico. En la cima de las montañas y de la vida. Trad. de Rubén Darío (h). B. Aires, Acad. Nac. de Agr. y Vet., 1967. p. 253 y ss.

3 GIUSTI, Leopoldo, Daniel INCHAUSTI y Carlos A. LIZER Y TRELLES. La Facultad de Agronomía y Veterinaria; anotaciones sobre su fundación y desenvolvimiento. Buenos Aires, Fac. de Agr. y Vet., 1952. p. 89.

 

Bibliografía consultada (aparte de la citada en las notas):

El linaje de los Cárcano. En: http://jofrigerio.tripod.com/carcano.htm.

Quién es quién en la Argentina; biografías contemporáneas. Buenos Aires, Guillermo Kraft, 1939. p. 91 y s.

BUSTILLO, José M. Homenaje al Dr. Ramón J. Cárcano. Buenos Aires, Acad. Nac. de Agr. y Vet., 1957. 16 p.